Explora la fusión única de sabores en esta deliciosa receta de Arepas con Atún. Comienza con la masa de arepas, una mezcla de harina de maíz, agua y sal, moldeada con destreza hasta lograr discos dorados y crujientes. En el centro de cada arepa, descubre un relleno vibrante de atún jugoso, mezclado con cebolla, pimiento rojo y cilantro fresco.

El atún, con su sabor marino y textura tierna, se convierte en el protagonista de este festín venezolano. La arepa, como abrazando el océano, se convierte en el lienzo que resalta la frescura del atún. La mezcla de ingredientes se sella con un toque de limón que eleva la experiencia, despertando los sentidos con su frescura cítrica.

Al morder, la arepa crujiente da paso al relleno suculento, creando una sinfonía de texturas y sabores que te transportan a la costa. Esta creación es más que una comida; es un viaje culinario que celebra la diversidad de ingredientes y la creatividad en la cocina. Sirve estas Arepas con Atún como homenaje a la tradición venezolana y deleita a tu paladar con esta explosión de sabores del mar. ¡Buen provecho!

Ingredientes:

Masa:

  • 2 tazas (235 gramos) de harina de maíz (yo suelo usar la harina  PAN )
  • 2 tazas (235 mililitros) de agua
  • Un poquito de sal
  • Aceite

Relleno:

  • 2 latas de atún
  • 1 cebolla grande
  • aceitunas
  • pimiento rojo
  • sal
  • cilantro fresco
receta de Arepas con Atún

Para preparar las Arepas con Atún empezamos con la Masa:

Mezcla los ingredientes. 

Coloca las dos tazas de harina de maíz y un poquito de sal en un recipiente grande de mezclas. Usa los dedos o una paleta de madera para revolver bien ambos ingredientes. Mide dos tazas de agua caliente y mézclala poco a poco con la harina.

  • Puedes comprar harina de maíz precocida, como la harina P.A.N., que es la más usada en Venezuela. Esta harina no contiene gluten ni conservantes y puedes encontrarla en color blanco o amarillo.
  • Si no te es posible encontrar harina de maíz, puedes sustituirla por harina integral de trigo o harina normal.
Amasa la mezcla. 

Usa tus manos para amasar la harina y el agua hasta crear una masa blanda pero consistente. Amásala hasta que no tenga grumos y puedas darle vueltas sin que se te pegue en las manos ni en el recipiente.

  • Si la masa está demasiado húmeda, añade harina poco a poco y continúa amasando.
  • Si la masa se vuelve quebradiza o se desprende, añade un poquito de agua. Hazlo muy poco a poco hasta que la masa tenga la textura correcta.
Dale forma a las arepas. 

Toma un puñado de la masa y haz una bola con ella. Ahora, presiona con las palmas de las manos hasta darle forma de hamburguesa. Debería ser de unos 2 cm de grueso y unos 12 cm de diámetro, aproximadamente.

Fríe las arepas. 

Calienta una cucharada de aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté bastante caliente, coloca varias arepas en la sartén y deja que se frían hasta que se tueste un lado, durante unos 3 o 4 minutos. Dales la vuelta cuando veas una corteza dorada oscura. Ahora puedes colocarlas en una bandeja para hornear y continuar friendo las demás arepas.

Hornea las arepas. 

Una vez que hayas frito las arepas y las hayas colocado en una bandeja, colócalas en el horno previamente calentado. Hornéalas por unos 15 minutos. Cuando pienses que están listas, sácalas del horno y dale unos golpecitos a las arepas. Si suenan como si estuvieran vacías, como si hiciera eco, es que las arepas están listas.

Abre las arepas. 

Usa un cuchillo para abrir las arepas por la mitad y poder rellenarlas.

¿Te ha gustado esta receta? Puedes compartirla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí   
Privacidad