Adéntrate en el mundo encantado de la panadería alemana con la cautivadora receta de Pretzels Salados, o como se conocen en alemán, «Brezel«. Comienza combinando harina de alta calidad con levadura, azúcar y sal, creando una masa suave que se eleva hasta alcanzar la perfección. Luego, el arte de dar forma a estos giros mágicos se despliega, convirtiendo la masa en intrincadas formas retorcidas.

El secreto reside en un breve baño en una solución de agua y bicarbonato de sodio, que otorga ese brillo característico y el sabor distintivo. Al hornear, los pretzels se transforman en obras maestras doradas, con una corteza crujiente que da paso a una suavidad interior irresistible.

No olvides el toque de sal que corona cada pretzel, aportando una explosión de sabor en cada mordisco. Estos Pretzels Salados, ya sea clásicos o con una pizca de creatividad, son el acompañamiento perfecto para cervezas, salsas o simplemente para disfrutar solos. Sumérgete en la tradición alemana y celebra la magia de la panadería con estos Pretzels, una delicia que une lo crujiente, lo salado y lo sublime en cada bocado. ¡Guten Appetit!

Ingredientes para estos Pretzel salados

500 g de harina
1 paquete de levadura seca
200 ml de agua tibia
2 cucharaditas de azúcar
1 cucharadita de sal
20 g de mantequilla blanda
150 ml de leche tibia

Preparación:

Mezcla y Amasado

Con los ingredientes formar una masa y dejarla crecer hasta que tome el doble de su tamaño.

Amasarla y cortarla en 15 porciones. Con cada porción amasar un rollito de 30 cm de largo, en los cuales la mitad será algo más gruesa que las puntas. Precalentar el horno (eléctrico: 230 º C/ gas: máximo).

Formación de Pretzels

Divide la masa en porciones y forma tiras largas y delgadas. Cruza las tiras para crear la icónica forma de pretzel, asegurándote de dejar espacio para que la levadura haga su magia, luego pintarlos con la yema de huevo. Esparcir algunos granos de sal gruesa sobre cada bretzel.

Horneado

Coloca los pretzels en una bandeja para hornear y llévalos al horno precalentado. Bajar la temperatura del horno a 200 º C (mediano) y hornearlos hasta que adquieran un color dorado y una textura crujiente.

Enfriado y Disfrute

Deja que los pretzels se enfríen antes de disfrutar. Puedes acompañarlos con mantequilla, queso o simplemente degustar su sabor auténtico.

Sigue estos pasos y te sumergirás en la deliciosa tradición de los Pretzels, un bocado que combina la maestría de la panadería con la autenticidad de la cocina alemana. ¡Disfruta cada mordisco!

¿Te ha gustado esta receta? Puedes compartirla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí   
Privacidad