Tarta de queso o ricota

Viaja a través de los sabores indulgentes de la repostería alemana con la exquisita receta de Tarta de Queso o Ricota. Comienza con una base crujiente de galletas trituradas y mantequilla, creando el lienzo perfecto para este festín culinario.

El corazón de esta delicia reside en la mezcla de queso ricota, huevos frescos y azúcar, combinados con maestría hasta alcanzar una textura sedosa y aireada. Agregar un toque de vainilla y ralladura de limón potencia los sabores, elevando la experiencia de cada bocado.

Al hornear, la tarta se transforma en un sueño dorado con una costra delicadamente crujiente que contrasta con la suavidad del relleno. Una vez enfriada, la tarta adquiere su plenitud de sabores, fusionando la dulzura del queso con la sutileza cítrica y la riqueza de la vainilla.

La , un tributo a la tradición alemana, es más que un postre; es una experiencia que deleita los sentidos y rinde homenaje a la maestría en la repostería. Sirve cada porción con una capa de frutas frescas o un toque de crema batida para una indulgencia que te transportará a las delicias de la cocina alemana. ¡Disfruta de este regalo de sabor y textura!

Ingredientes para la Tarta de queso o ricota

Para la masa quebrada: 

300 g de harina
100 g de azúcar
200 g de mantequilla
1 pizca de sal
1 cdita. de extracto de vainilla o ¼ de vainilla en rama
Ralladura de ½ limón

Preparación:

Disponer la harina en la mesa en forma de anillo y colocar en el medio la mantequilla, la sal, la ralladura de limón y la yema de huevo. Mezclar todos los ingredientes y amasar suavemente hasta unir. 

Refrigera mientras preparas el relleno durante 1 hora. Engrasar y enharinar un molde de aprox. 26 cm de diámetro. Utilizar en lo posible un molde cuyo margen pueda separarse de la base. 

Luego, alisar la masa con palo de amasar y dividir en dos partes: una para cubrir el margen del molde, y la otra para cubrir la base. Distribuir uniendo el margen con la base para contener bien el relleno.

Para el relleno: 

1 yema de huevo
1 kg de ricota.
300 g de azúcar
50 g. de polvo para postre de vainilla o preparación especial para Tarta de queso.
4 yemas
4 claras batidas a nieve
1 cdita. de extracto de vainilla o ¼ de vainilla en rama
½ limón (jugo y ralladura)
600 ml de leche

Preparación:

Preparación del Relleno

Escurrir la ricota en un paño. Mezclarla con el azúcar, el polvo para postre, las yemas, la vainilla, la ralladura de limón y la leche. Batir con batidora hasta obtener una crema homogénea. 

Agregar por último las claras de huevo batidas a nieve uniéndolas suavemente a la crema con una cuchara de madera. 

Horneado

Volcar la crema sobre el molde cubierto por la masa quebrada y hornear a 180º C (horno eléctrico) durante aprox. 40 minutos (en horno a gas: mediano a fuerte durante 30 a 35 minutos.) 

Enfriado

Deja enfriar la tarta a temperatura ambiente y luego refrigérala durante al menos dos horas para que adquiera la firmeza adecuada y los sabores se asienten.

Decoración y Servir

Decora la tarta con rodajas de limón, frutas frescas o una capa ligera de azúcar glas. Corta porciones generosas y sirve esta Tarta como postre celestial.

Sigue estos pasos y te encontrarás con una creación exquisita que combina la riqueza de la ricota con la dulzura sutil, una experiencia que evoca el encanto de la repostería alemana. ¡Disfruta cada bocado de esta delicia cremosa y delicada!

¿Te ha gustado esta receta? Puedes compartirla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí   
Privacidad